miércoles, 21 de junio de 2017

Carta A Los Que Defienden Los Intereses De Los Trabajadores

Es fama que en el sindicato CC.OO. han cabido “sensibilidades políticas” muy dispares, incluso la mía, que es como decir ninguna, pues el lector de este blog sabe de mi afición por la papeleta personalizada y el voto nulo: en consecuencia, aquellos que están parasitando las instituciones, han llegado a ellas sin mi voto y, de momento, no pienso emplearlo para cambiar de parásitos.

Pero volviendo al sindicato que, a menudo ha hecho gala de independencia política, aunque algunos sospechamos que, al comienzo de la transición, estaba vinculado al PCE de los entrañables camaradas Carrillo e Ibárruri, más tarde se decantó hacia la interesante pero poco exitosa propuesta de Izquierda Unida y ha llegado ahora, falto quizá de una orientación política transformadora y con cierto grado de viabilidad, a alinearse, en estos últimos meses, con el separatismo catalán (a no ser que la prensa de la posverdad mienta en bloque). Si no he entendido mal, en el asunto público que más divide y enfrenta a la ciudadanía de este país, nos hemos posicionado a favor de un referéndum pactado. Gran idea, compañeros.



Si no se pacta el referéndum, los independentistas, con el jactancioso Tardá y el deslenguado Rufián a la cabeza, aseguran que lo harán igualmente y nadie podrá pararlos, vale, son muy capaces, les creo. Ahora bien, pactándolo, también se hará y con mayor legitimidad para los ya muy crecidos secesionistas. Entonces, ¿cuál es la ventaja del referéndum pactado, compañeros? ¿El alinearnos una vez más con un pueblo oprimido al que no dejan ejercer sus derechos democráticos? ¿De verdad es esto lo que pensamos?


Y yo, llegados a tal punto, no tengo nada contra esta nueva orientación: si estáis convencidos de que una Cataluña con Estado propio mejorará los salarios, asegurará las pensiones, mitigará la precariedad de empleo y elevará los niveles de solidaridad, a mí me parece muy bien, doctores tiene la Iglesia. En lo que no estoy de acuerdo es en participar personalmente, como afiliado, digo, en semejante proyecto en el que además yo no podría votar, aunque me parece que en esta ocasión sí querría hacerlo.


Así que he escrito una breve carta para que me den de baja en la central sindical donde, antes de estos tiempos de singular turbulencia y discordia, me he sentido bien tratado y bien atendido. En contra de mis usos habituales, he redactado un texto muy breve y lo transcribo literalmente aquí, para recordar mis motivos en un futuro donde la república catalana alcance cotas de bienestar que al resto nos están vedadas. Añado el (bonito) carnet, que devuelvo, y los enlaces a las noticias de la prensa que me parecieron más... difíciles de compartir:



“En Monzón a 20 de junio de 2017.


Apreciados compañeros:


 Con motivo del reciente congreso de CC.OO. en Catalunya, en el que se ha acordado por amplísima mayoría apoyar la celebración de un referéndum independentista, considero que el sindicato de clase, igualitario e internacionalista ha dado un paso decisivo en apoyo de la secesíón de los territorios más prósperos del Estado y en contra de la redistribución más equitativa de las rentas, que perjudicará a comunidades como ésta, más pobres, más despobladas y con menores oportunidades de trabajo: cómo conseguís superar la contradicción de que lo que es válido para personas (apoyo a los más desfavorecidos) no es válido para comunidades (privilegios para las más ricas) es algo que no comprendo y he decidido que este doble rasero ya no representa a los intereses de los que somos ciudadanos de las comunidades de segunda.


Pagaré la cuota del presente trimestre, pero no me mandéis más recibos, pues los devolveré al igual que el carnet que os adjunto, con la convicción de que representó una buena experiencia durante una buena temporada.


Un cordial saludo y os deseo muchos éxitos sindicales, particularmente allí donde los merecéis, en Catalunya.


Firmado: Himphame con su alias civil.”



Enlaces:

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/04/04/catalunya/1491329863_165086.html
http://cronicaglobal.elespanol.com/business/ccoo-referendum-pactado_70998_102.html
https://okdiario.com/espana/cataluna/2017/06/12/sindicalistas-independentistas-ccoo-ugt-otras-centrales-haran-pedagogia-del-referendum-ilegal-1068204

lunes, 19 de junio de 2017

Sobre La Ira De Dios

Cada uno ve lo que quiere ver y yo ya no veo nada si no me lo invento. Hacía días que no tenía nuevas de mi pobre amigo el Resentido, salvo que, debido a su falta de trabajo, higiene e iniciativa, ha pasado una temporada muy mala en la que no ha pisado la calle más que para comprar cerveza y Cheetos, bebida y comida éstas que constituyen la totalidad de su dieta, calificada orgullosamente por él de vegetariana.



Al hombre no se le puede llamar por teléfono para saber en qué anda, pues el fijo se lo cortaron por impago y del móvil algún día os contaré lo que piensa, de momento, baste resumir que para mi amigo la tecnología alcanzó un cénit entre Recaredo y San Isidoro de Sevilla y, desde entonces, todo lo parido (o evacuado) por el menguante ingenio humano, más ha servido para complicar, diversificar y generar necesidades, que para aliviarlas.


Por otro lado, ir a verlo a su domicilio requiere un conocimiento exhaustivo de los vericuetos de los alrededores de las afueras del extrarradio de mi pueblo, prácticamente hay que llevarse una mochila con víveres, agua y equipos básicos de supervivencia, camuflaje y orientación.




Así que cuál no fue mi sorpresa cuando el otro día lo encontré sentado en la terraza del Bar Ranco tomándose, sí, lo habéis adivinado, una cerveza y hojeando, no, no lo ibais a adivinar nunca, un ajado Corán de la colección Austral, editado en rústica en el mismísimo año de la puesta de largo de Maricastaña, cuando por aquí no había asomado el primer inmigrante magrebí y lo que hacíamos nosotros era más bien emigrar a Francia, para vendimiar y ver alguna película de cinema cochon, como ‘La masajista perversa’ y otras que no recuerdo.


 - Pero, ¿tú no eras ateo?


Me mira y parpadea molesto con el sol y tal vez con mi extemporánea interrupción. Cierra el libraco que más parece una baraja desvencijada y se dispone, cómo no, a perorar.




 - Lo era, pero cuando uno se hace viejo empieza a pensar en el más allá. Y, últimamente, me está resultando más cómodo pensar en un Dios al que poderle echar la culpa de estos desbarajustes de por aquí abajo, así que...


 - Oye – le interrumpo -, ¿en qué película de Woody Allen dice “si Dios existe... tendrá que tener una buena excusa”?


 - ...Así que me he puesto a leer los libros sagrados de las religiones monoteístas a ver si me iluminaban, pero sólo me han servido para cogerle aún más rabia al Protagonista. No te puedes imaginar lo toscos y pesados que son. La primera idea que se me ha ocurrido, en consecuencia es que, si fueran el dictado de un Dios infinitamente Sabio y Omnipotente, tendrían que tener, no sé, como un poco de magia, irse adaptando al lector de cada tiempo y hablarle de manera clara y directa a su mente y a su corazón, pero esto... – Señala la exangüe y amarillenta baraja – es un desastre, un compendio de bravatas y amenazas, hace falta ser un Solitario muy desgraciado. para crear esta rueda de sufrimiento y aflicción en unos pobres monos imprudentes. Qué desperdicio.




Por si no lo habéis observado, cuando el Resentido perora no hay modo de desviarlo de su discurso. Sé que esta charla de café (pido uno) no nos va a llevar a ninguna parte, como de costumbre y, aunque de Dios y del amor son de los dos únicos temas de los que merece la pena hablar, nuestra poco sólida formación no nos va a permitir ningún avance. Así que trato otra vez de meter baza:


 - Pero olvidas el placer, la plenitud de la vida, los dones físicos y anímicos. Olvidas que todos, y tú el primero, tememos perder esto que tanto desprecias.


 - Buen intento, Himphame, pero tú sabes tan bien como yo que si los que escribieron semejantes mentecateces se hubieran apercibido de esta cacareada plenitud y de estos dones tan preciados, no habrían andado siempre prometiendo otra vida mejor tras este valle de lágrimas. El Paraíso es su recurso publicitario básico, date cuenta de que ahora andamos en Occidente un tanto atemorizados, por cuenta de cuatro miserables desgraciados dispuestos a inmolarse en cumplimiento de una supuesta venganza de Dios, para subir directos al Paraíso. El consuelo de los pobres, ya lo dijo Marx, la religión es el opio del pueblo. ¿Y qué pensaremos de la grandeza de un Dios que necesita esos sanguinarios testaferros para mostrar Su ira?




Me hace gracia cuando el Resentido llama Occidente a nuestro tórrido y polvoriento lugar: si hay un sitio alejado de donde los infieles toman las decisiones que cabrean a Dios, es este remoto enclave en medio de ninguna parte. También me hace gracia cuando llama “pobres” a los petromonarcas de Oriente Próximo. Decido seguirle la corriente a mi locuaz colega y citarle a Weber, para chincharle frente a su venerado Marx, por cierto, el profeta del cuarto monoteísmo basado en insufribles libros sagrados. El cual, seguramente, encontraría un denso modo de expresar que los atontados islamistas son revolucionarios,por cuanto dan cumplimiento a la cólera de los desposeidos.


 - No todas las religiones nos abruman con la culpa ni nos amenazan con el infierno. –Le digo-. El confuciano no necesita ser “redimido” de nada salvo de la incultura y la falta de educación. Como premio de la virtud solo espera una larga vida, salud y riqueza en este mundo, y tras la muerte una conservación de su buen nombre. Y como el verdadero helénico, no alberga concepto alguno de un mal absoluto.




- La verdadera amenaza es el Paraíso, colega – se toma, al fin, la molestia de replicarme -. En nuestra sociedad, la muerte de Dios, nos hace responsables de esforzarnos por conquistar otra vez nuestras vidas y no podemos decaer en el intento o volveremos a ser pasto de la fe. De la nuestra o de la de estos guerreros sin escrúpulos, que leen en su libro “Dios odia a los infieles”, y alquilan una furgoneta.


 - No me jodas, ¿dónde lo pone?


 - Aquí, en la sura 2, casi al principio.


 - Estará mal traducido, ¿quieres otra cerveza?


Y tres más se tomó el Resentido a mi salud y a mi cuenta, mientras disertaba sobre el Dios Vengativo, El Juicio Final y las culpas innumerables de los pecadores, de los impíos y de los corruptos. Al final, era él el que estaba en el Paraíso.


Había refrescado, claro.  



Acompaño esta entrada con fotos del palacio de la
Aljafería en Zaragoza. Vienen a cuento, porque
si hablamos del Paraíso, los palacios musulmanes
de aquella época eran la fiel representación
de un lugar así en la tierra.

viernes, 2 de junio de 2017

Papá Es Un Ogro - Marie Farré & Amato Soro

Los ogros son personajes fantásticos de gran predicamento en los cuentos infantiles clásicos y modernos: a los niños les produce un horror no exento de fascinación la posibilidad imaginaria de que se los coman. Los adultos, conscientes ya de ser indigestos, hemos renunciado a semejante espanto. No sólo los repulsivos y ficticios ogros, otras criaturas más reales se disputaban el pavor de los críos cuando yo era pequeño, pero todos han declinado en capacidad de espanto: los lobos, gracias al doctor Félix Rodríguez De La Fuente, aparte de convertirse en especie protegida, poco menos que han alcanzado la reputación de mascotas; las brujas, después de ver en la pantalla a Hermione Granger, tan guapa y tan lista, tienen en la infancia un prestigio mayor que sus señoritas de infantil y primaria; en cuanto a los otrora terribles tiburones, tras el visionado de “El Espantatiburones” raro será encontrar a un niño que no piense que los escualos son todos veganos y un tanto gays.

Quedan, en el bando atemorizador pues, los nauseabundos y temibles ogros, que pueden ser familiares e indulgentes, como el verdoso Shrek, pero que no dejan de ser fieros y apestosos.



El cuento que he escaneado hoy es de un ogro que es padre y es un desastre como ogro y como padre. Los padres desastrosos pueblan en el presente los cuentos infantiles, se diría que la figura del padre anda un tanto desacreditada en nuestra sociedad actual: por eso hay tan pocos. “El analista sabe que la familia está en crisis, desde hace generaciones, por falta de padres”, canta el gran Battiato en el grandísimo tema “Ocaso Occidental”. Bueno, pero en este cuento, una vez desmitificado el padre, el hijo sigue la senda inevitable, por eso me gusta y lo he traído aquí. Así pues, léeselo con amor a tus hijos, si quieres que un día sigan tus pasos. Y si no, que se lo lean ellos, que para eso los mandas a la escuela.


Este texto es original de una escritora francesa, Marie Farré, nacida en Toulouse, y no tuvo demasiado éxito entre mis alumnos, pese a que yo se lo recomendaba con insistencia. Me gustaba su fresca y desaliñada atrocidad y la sorprendente viñeta que remata la historia. Para ellos, tenía demasiadas elipsis y el final no les quedaba claro. No me rindo: a ver si tú lo disfrutas. Un click de ratón agrandará todas las imágenes, que también puedes descargar, imprimir y llevar a encuadernar, aunque te saldrá por un ojo de la cara: mejor, compra el original que aún está disponible.